Ferrocarril en Iguala

Iguala fue una de las ciudades privilegiadas en contar con el servicio de ferrocarril. Tantas historias que contar.. "como la de aquella chamaca que viéndose obligada a elegir entre quedarse con su amor o regresar con su madre enferma viajo llorando desde Cuernavaca hasta Iguala con el desconsuelo de que a cada minuto hayabase mas lejos de el y sin la esperanza de volverle a ver"... de este modo queremos hacerle recordar todas aquellas aventuras que encerraba el viajar en tren y retomar nuestro pasado, nuestra historia a través de las vías del ferrocarril. La compañía del ferrocarril central de México-Cuernavaca-Pacífico inició la construcción del ferrocarril central de México; en 1892 llegó el primer tren a Iguala, enlazando las ciudades de México, Cuernavaca, Iguala y varios pueblos mineros cerca del río Balsas El proyecto original contemplaba construir una vía interoceánica que uniera a Acapulco con el puerto de Veracruz, pero en 1899 se hizo incosteable, debido al alto costo de material de construcción y a la crisis económica producida por el desplome del precio internacional de la plata, que afectó seriamente a la entidad, por lo que el tendido de rieles sólo llegó hasta el poblado de Balsas Sur, que recientemente fue cubierto por las aguas de la presa hidroeléctrica del Caracol.

Después de más de 100 años de historia ferroviaria en nuestro estado al final sucumbiendo ante los cambios y la tecnología pudimos ver con tristeza en el año 1997, quedó suspendido el servicio de ferrocarril a la ciudad de Iguala. Dos locomotoras General Electric B23-7 permanecen inertes en las vías de la estación Iguala, junto con varios furgones usados para transportar granos, agroquímicos, azúcar, cemento, combustibles, lubricantes y diversos minerales.

Ahora después de 10 años de abandono por fin tenemos la esperanza de volver a vivir un poquito de aquellos fascinantes viajes debido a un proyecto que existe en nuestra ciudad de Iguala para convertir la estación del tren en un museo como misión principal de difundir la cultura ferrocarrilera y rescatar los valores culturales de nuestra hermosa ciudad

Además de que los más de diez kilómetros de la antigua estación de ferrocarril construida en 1897 serán abiertos a los turistas como parte de la versión mexicana de un programa de Vías Verdes, similar al que existe en España.

El proyecto turístico de Iguala consiste en rehabilitar un tramo desde la antigua estación, donde se instalará el museo próximamente, hasta el denominado Puente de la Mano y la estación Naranjo, donde se desarrolla una extensión de áreas verdes para que deportistas, personas de la tercera edad y discapacitados practiquen el ecoturismo.

El Programa Histórico Cultural, Ecológico y Deportivo Vías Verdes Iguala surgió durante el II Seminario Internacional Vías Verdes, que se celebró en Veracruz, en el Golfo de México.

ara desarrollar el proyecto de Iguala, las autoridades preparan un plan para atraer inversores mexicanos y extranjeros para que destinen recursos a la construcción de una infraestructura turística, con cabañas y diversos sitios de alojamiento y servicios para los visitantes.

La funcionaria explicó que Ferronales busca vender estas áreas a las autoridades municipales para que se puedan desarrollar los planes eco-turísticos.

Para echar a andar el proyecto se han invertido unos 15 millones de pesos iniciales (1,3 millones de dólares), dijo el presidente municipal de Iguala, Antonio Jaimes.

Más adelante hay que buscar un marco jurídico para la preservación y conservación de las reservas naturales y culturales de la zona, señalando que el proyecto incluye remozar las viejas estaciones, bodegas, pozos de abastecimiento, túneles y puentes de hierro, como el de la Mano o también denominado de la "S" (por su forma), lo que "convertirá a toda el área en un importante detonador económico y desarrollo social".

El espectacular Puente de la Mano se localiza a unos kilómetros de Iguala y fue construido en una cañada de más de 150 metros de largo y 30 metros de altura, con cientos de toneladas de acero y dejó de funcionar como vía ferroviaria en 1997.

Este tramo de vía, parcialmente desmontado de durmientes y rieles, recorre gran parte del Cañón de la Mano, una impresionante grieta que parte en dos una montaña de 500 metros de alto ubicada entre Iguala y el municipio de Buenavista de Cuéllar. La barranca, de no más de 100 metros de ancha en su parte más abierta, luce hermosos acantilados de basalto.


La vía del tren México-Cuernavaca-Balsas, cuyo destino final jamás alcanzado era Acapulco, fue abierta sobre el costado oriente del cañón a una altura aproximada de 30 metros sobre el nivel del suelo y siguiendo el tránsito de un pequeño río. La vía salta tres puentes y cruza dos túneles, uno de 12 y 60 metros de largo.

El Cañón de la Mano, está poblado de abundante vegetación semitropical que contrasta con las grandes escarpaduras de los acantilados. Debe su nombre a una roca que tenía forma de mano o zarpa de puma o jaguar ubicada a un lado de la vía férrea, poco antes de llegar al Puente de la Mano.

Todos los Igualtecos cruzaremos nuestros dedos para que en un futuro no muy lejano podamos volver a recrear esos recuerdos que a muchos nos llenan de melancolía y que de seguro no dejaremos dejar pasar la oportunidad de revivirlos.

 


Comentarios o Informes para Ferrocarril en Iguala

Regístrate con facebook
Recibir otras promociones e información

NOTA: Se enviará la información al proveedor, esperamos que conteste en breve.

Más información sobre: